8 motivos para comenzar un proyecto con amigos

8 motivos para comenzar un proyecto con amigos

¡Hola! He vuelto a habilitar alvaroarranz.net – Hacía mucho que no escribía aquí, y lo cierto es que lo echaba de menos. Me alegro mucho de volver :-)

Después de un año trabajando en Avedon Visual junto a Carlos Zamora y Álvaro Aguilar, y casi dos años con el equipo de LIPSTERDAM al completo, vengo a Madrid para realizar unas prácticas universitarias, y tras un mes alejado de ellos me apetecía escribir esto. Además, creo que es el momento perfecto, ya que necesitaba cierta retrospectiva para poder extraer unas conclusiones de calidad.

Allá vamos.

1. Crear, si es con amigos, mucho mejor. Cuando hablamos de crear hablamos de comenzar. De dar vida a una idea. De dibujar un camino en búsqueda de un objetivo. Este camino está lleno de matices y decisiones, de experiencias. Si decides emprender con amigos, el camino se convertirá en una actividad extremadamente social. Es así. Las experiencias serán inolvidables y crearán un vínculo de amistad único. Tenlo claro, las cervezas nunca volverán a ser lo mismo.

2. Todos creamos, todos crecemos, todos ganamos. Independientemente de su resultado, un proyecto potenciará todas tus habilidades profesionales. Como amigos, os veréis crecer como profesionales, y esto es una pasada. Serás testigo en primera persona de cómo mejoran día a día, y lo propio sucederá contigo. Yo alucino viendo la evolución de Aguilar y Zamora. Hace un año no sabíamos qué hacer con nuestra vida, hoy gestionan su propia oficina.

3. Una marca, unos valores. Al llevar a cabo un proyecto creamos inevitablemente una identidad. Esta identidad proyecta una imagen. Como amigos, hemos tenido muchos debates sobre qué queríamos transmitir y qué no. Hablar esto es fundamental, porque define tus sentimientos a la hora de ponerte la camiseta con el logo de tu equipo. En LIPSTERDAM somos todos muy distintos y trabajamos la coordinación de valores. Somos embajadores de nuestra marca y sentimos orgullo de pertenencia, pero ante todo, somos amigos.

lipsteralvaro

4. El trabajo duro es lo único. Cuando vemos a nuestros amigos dejarse la piel por un proyecto común, nace en nuestro interior la necesidad de estar a la altura de la situación. Esto no es la universidad, donde en un grupo aleatorio de cuatro trabajan dos y todos sacamos un 7. Aquí no hay trucos, no hay excusas y no hay notas. En AVEDON, por ejemplo, el éxito se traduce en dinero. Mejor trabajamos, más dinero ganamos. No podemos permitirnos no esforzarnos, porque la realidad es que sólo nos ampara nuestro sacrificio. Si creas un proyecto con amigos, asegúrate que compartirán este sentimiento contigo.

5. Gestión del Auto-conocimiento. Crecemos y pasan cosas, claro que sí. Al compartir más de 8 horas diarias con tus amigos es inevitable no compartir ciertos aspectos de tu vida privada. Mezclamos sin miedo lo personal y lo profesional, aprendemos a gestionar nuestras emociones y empatizamos con nosotros mismos. Este enlace propicia una relación mucho más transparente y sólida. Nos ayuda a comprender a nuestros compañeros y a nosotros mismos. En otras palabras, gestionar un proyecto con amigos te da una visión mucho más real y envolvente de cómo eres a la hora de enfrentar un problema.

6. Gestión del liderazgo. Se habla mucho de liderazgo, pero lo cierto es que es muy difícil, siendo joven, vivir una situación profesional donde se pongan a prueba nuestras habilidades como líder. Trabajar con amigos eliminará muchos bloqueos creativos en este sentido. Tus amigos te quieren y te conocen, por lo que escucharán tus sugerencias y se tomarán muchas decisiones que nacerán en ti. En LIPSTERDAM, por ejemplo, solemos elegir un líder para cada proyecto audiovisual. Disfrutamos liderando y rompiendo cosas, porque al fin y al cabo, son nuestras.

7. Apoyo en el resto de proyectos. A nivel personal todos tenemos proyectos. Estudiamos un máster, una carrera, un TFG… Gracias a la experiencia trabajando con amigos, extrapolamos de forma constante trabajos, problemas, situaciones de éste ámbito al personal. Uno de mis mejores recuerdos en la oficina fue ayudando a Carlos en la realización de su curriculum creativo. No me pude reír más ese día.

8. Ningún sueño se cumple sólo. Creo fervientemente en esta frase desde el primer momento que la leí. Ya sea bien cumpliendo un objetivo o simplemente disfrutando del camino, lo cierto es que sólo todo es mucho más amargo. “Si quieres ir rápido, camina sólo, si quieres llegar lejos, ve acompañado”.